¿Cómo afectan las redes sociales a la salud mental?

Las redes sociales forman parte de nuestro día a día. Las podemos usar en mayor o menor medida, pero la realidad es que llegaron para quedarse. De ellas podemos conseguir muchas cosas positivas, pero, ¿sabemos cómo afectan las redes sociales a la salud mental?

Redes sociales y salud mental: ¿cómo se relacionan?

Las redes sociales son un gran recurso de entretenimiento, conectividad e, incluso, la mejor manera de conseguir trabajo. Sin embargo, para sacar provecho de ellas, hay que saber utilizarlas.

Un exceso de tiempo en las mismas o el simple hecho de dar credibilidad a todo lo que muestran puede desembocar en una relación negativa entre nuestra salud mental y redes sociales. Esto es especialmente peligroso en los niños y adolescentes.

¿Qué son las redes sociales?

Las redes sociales, dentro del mundo online, son aplicaciones y sitios virtuales que operan en distintos niveles. Es decir, no solo funcionan en el ámbito personal, sino también en el profesional.

En todos ellos permiten el intercambio de información entre personas y/o organizaciones, creando relaciones de manera inmediata, sin que haya límites físicos o jerarquías.

¿Qué son las redes sociales?

¿Cuándo surgen las redes sociales?

Cuando en la década de los 90 Internet comenzó a estar disponible, la idea de red social pasó de la vida cotidiana, como una agrupación social física de personas, al mundo virtual.

Fue así como el sitio SixDegrees.com, surgido en 1997, fue considerado por muchos como primera red social. El motivo es que posibilitaba a los usuarios tener un perfil y agregar a otros usuarios, de una manera muy similar a lo que hacemos hoy en día.

A principios de los 2000 comenzaron a emerger otras páginas destinadas a la interacción entre usuarios, como MySpace o Friendster. Algunas de las redes sociales más conocidas actualmente también nacieron en esa época. Por ejemplo, LinkedIn en 2002 y Facebook en 2004.

Por aquel entonces se desconocía el impacto tan grande que las redes sociales iban a tener en nuestros días. Sin embargo, las grandes ventajas que estas aportan han hecho que cada vez sean más las personas que se suman a ellas.

Tipos de redes sociales

Quien piense que todas las redes sociales son iguales, se equivoca.

Las redes sociales se suelen dividir en varios tipos, en función del objetivo del usuario cuando este se crea el perfil. Además, una misma red social puede clasificarse en más de un tipo.

Red social para entretenimiento

Este tipo de red social es aquel en la que el objetivo principal no es relacionarse con las personas, sino simplemente consumir contenido.

El mejor ejemplo de esto es YouTube. Otros casos serían Pinterest y una de las más recientes: TikTok.

Red social de relaciones

Sí, aunque el objetivo de las redes sociales es relacionar a individuos, hay algunas que están específicamente diseñadas para ello.

El caso más popular es el de Facebook, red que, al menos en sus inicios, tenía como único objetivo conectar a las personas. Sin embargo, no es la única: Instagram o Twitter también son claros ejemplos de ello.

Suele ser en este tipo donde el vínculo entre salud mental y redes sociales está más relacionado y más puede influirnos.

Tipos de redes sociales

Red social de nicho

Estas redes son aquellas que están dirigidas a un público en concreto, que bien puede ser una categoría profesional o personas con un interés en común.

Podría ser el caso de Goodreads, una red social para los amantes de la lectura. En ella, estos usuarios pueden hacer reseñas de libros y recomendaciones.

También se puede clasificar aquí TripAdvisor, donde los usuarios pueden calificar y comentar lugares turísticos y otros relacionados con el sector gastronómico.

Redes sociales profesionales

Las redes sociales profesionales son aquellas que tienen como fin crear relaciones profesionales con otros usuarios, así como compartir logros profesionales, conseguir recomendaciones, empleo, dar a conocer el currículum o las habilidades y divulgar proyectos.

El ejemplo más conocido es LinkedIn.

¿Cómo afectan las redes sociales a la salud mental?

Teniendo en cuenta el surgimiento de las redes sociales, es evidente que muchos jóvenes no han conocido el mundo sin ellas.

Y no solo es que exista una generación digital, sino que quien no lo era, se ha ido adaptando a esta realidad.

Las redes sociales más conocidas son una fuente de muchas ventajas para los usuarios, incluso para su salud mental. No obstante, su uso también genera otro tipo de efectos secundarios no muy saludables.

Redes sociales y salud mental: efectos negativos

Cuando las redes sociales se usan sin control, pueden llegar a afectar negativamente a la salud mental.

Algunas de las peores consecuencias que pueden surgir entre salud mental y redes sociales son:

Dependencia

El uso sin control de las redes puede llegar a generar dependencia, hasta el punto de suponer una adicción conductual.

Redes sociales y salud mental: efectos negativos

Depresión y ansiedad

Como puede suceder con otras adicciones, el empleo excesivo puede desembocar en sentimientos depresivos y ansiosos, especialmente cuando no hay posibilidad de conectarse.

De hecho, algunos estudios han demostrado que la adicción a las redes sociales está relacionada con un aumento de las tasas de ansiedad y de depresión, especialmente en los jóvenes.

Esto también viene derivado del efecto de desesperación que puede surgir cuando algunas personas ven a otras, muchas veces conocidos, disfrutar de una vida que ellos no se pueden permitir: vacaciones, viajes, ocio, incluso, relaciones de pareja.

Trastornos del sueño

Como sabemos, el sueño y la salud mental están fuertemente vinculados. Muchas personas piensan que usar las redes por las noches, cuando ya se meten en la cama, es una manera natural para dormir, pues les ayudan a desconectar.

Sin embargo, lo más habitual es que suceda todo lo contrario. La luz de las pantallas de los dispositivos electrónicos, así como el propio contenido que se consume, lo que hace es activarnos, causando problemas para conciliar el sueño.

Además de esto está el hecho de que uno de cada cinco jóvenes afirma que se despierta por la noche y consulta las redes sociales, lo que les perjudica muchísimo a la hora de volver a conciliar el sueño.

Baja autoestima y aceptación de la propia imagen

Una de las maneras en las que más claramente se ve cómo afectan las redes sociales a la salud mental es en la propia imagen que nos hacemos de nosotros mismos y cómo se ve mermada la autoestima.

Las redes sociales reflejan un mundo no del todo real. Lo usual es mostrar solo la parte positiva de la vida, aunque a veces ni siquiera sea cierta.

Además de esto, muchas personas retocan sus fotos para verse como se gustarían y no como son en realidad. Y aunque no lo hagan, las personas tienden a compararse con otras constantemente.

Eso puede llevar a una gran insatisfacción con el propio cuerpo y severos problemas de autoestima.

Aislamiento

Las redes sociales y salud mental también se vinculan en el aislamiento que pueden provocar.

Adentrarnos demasiado en las mismas puede hacer que acabemos descuidando otras relaciones sociales que son presenciales, como el ver a nuestros amigos o vincularnos más con la familia.

FOMO

FOMO son las sigras de Fear Of Missing Out, es decir, miedo a estar desconectado.

Es un síndrome que se relaciona con las redes sociales y la tecnología y es un tipo de ansiedad social provocada por la impresión de que el resto de las personas está teniendo experiencias gratificantes sin la persona que lo padece.

Es decir, esta persona tiene miedo a perderse lo que lo demás están viviendo y, además, que ellos puedan disfrutarlo sin ella.

Ciberbullying

El bullying o acoso se puede presentar de muchísimas maneras. El ciberbullying o acoso cibernético es un grave problema que se ha disparado aún más por las redes sociales.

De hecho, una investigación determinó que 7 de cada 10 jóvenes asegura haberlo sufrido.

Además, redes sociales de mensajería instantánea como WhatsApp hacen más fácil que los mensajes se transmitan más rápidamente.

salud mental y redes sociales

Este tipo de acoso genera depresión, ansiedad, bajo rendimiento académico, fracaso escolar, cambios en los patrones de sueño, en la alimentación, etc. En los casos más graves, puede provocar el deseo de poner fin a la propia vida.

Redes sociales y salud mental: efectos positivos

Ya hemos visto cómo afectan las redes sociales a la salud mental de forma negativa. Sin embargo, no hay que pasar por alto que estas también pueden tener un efecto positivo en las personas si se usan conscientemente.

Desarrollar la creatividad y mostrar el talento

Son muchas las personas que no se atreven a mostrar sus talentos en persona, pero no les importa tanto hacerlo a través de las redes sociales. Esto sucede por el simple hecho de no ver cara a cara la reacción de los demás.

Las redes sociales posibilitan mostrar al mundo muchísimas aptitudes que de otra manera quedarían ocultas.

Además, el intercambio de ideas e información también permite absorber todo ello y potenciar la creatividad.

Expresar sentimientos

Al igual que sucede con los talentos, redes sociales y salud mental también hacen buenas migas, en ocasiones, por permitir atrevernos a expresar nuestros sentimientos más a través de las redes que en persona.

Acortar distancia

Sin duda, una de las cosas más positivas que tienen la redes sociales es permitir la relación entre personas que están lejos.

Eso fomenta una relación más fluida con ellas, lo que ayuda a mantener la comunicación.

Prueba de todo ello y de sus grandes beneficios fue el periodo de cuarentena por la pandemia de Covid-19.

Encontrar perfiles afines

Otro de los efectos positivos en el vínculo de salud mental y redes sociales es la posibilidad de encontrar en ellas perfiles afines.

Suele ser el caso de redes sociales como Goodreads, donde se puede conocer a usuarios amantes de la lectura, pero también de un determinado género.

Apoyo

En muchas ocasiones, las redes sociales pueden servir para encontrar el apoyo emocional que una persona necesita en un momento determinado.

Por supuesto, eso no implica dejar de buscar ayuda profesional o de otro tipo, pero es un gran punto a destacar.

Redes sociales y salud mental: efectos positivos

El control parental en las redes sociales

Teniendo en cuenta cómo afectan las redes sociales a la salud mental, especialmente a los más jóvenes, se hace muy necesario que los padre pongan su empeño en proteger a sus hijos de los efectos adversos de las mismas.

Los niños y adolescentes suelen «engancharse» más a estas plataformas que los adultos y como padres y madres, debéis establecer los límites saludables para ellos.

Por ello, es esencial que:

  • Se aproveche la propia configuración de las redes o se usen aplicaciones de control parental para conocer y limitar el tipo de contenido que consumen los más pequeños.
  • Es fundamental educar correctamete a los más pequeños sobre qué son las redes sociales, cuáles son sus peligros y cuáles las prácticas que no deberían realizar ni permitir bajo ningún concepto. Por ejemplo, compartir fotos o información comprometida.

Redes sociales y salud mental pueden estar relacionadas positivamente, solo hay que aprender a usarlas bien.

Deja un comentario