Método Montessori ¿En qué consiste?

La educación de los niños no es una tarea sencilla. Mucho se habla de ello y, por esa razón, a lo largo del tiempo han surgido diversos sistemas destinados a encontrar la mejor manera de educar a los menores. Uno de esos sistemas es el método Montessori. ¿Queréis saber en qué consiste?

Método Montessori: todas las claves de este sistema educacional

Como introducción, se puede indicar que la metodología Montessori se corresponde a una corriente filosófica de la educación cuyo centro es el respeto por la psicología natural de cada alumno.

No obstante, hay mucho que saber para lograr entender los beneficios de este método.

¿Qué es el método Montessori?

El método Montessori es una propuesta pedagógica cuyo desarrollo se basa en una observación científica de niños y niñas.

A través de dicha observación se tienen en cuenta todas sus fases de desarrollo en la vida, así como sus intereses, sus potencialidades y sus capacidades.

Es, por tanto, un sistema para la educación infantil que se fundamenta en el respeto hacia los derechos de los niños, así como en su capacidad para aprender.

¿Qué es el Método Montessori?

¿Quién creó el Método Montessori?

La creadora de este modelo educacional fue Maria Montessori (1870-1952), pedagoga, educadora, psicóloga filósofa y científica italiana.

Esta dedicó gran parte de su vida y de su obra a intentar mejorar la educación infantil, dirigiéndola hacia una perspectiva mucho más autosuficiente y de desarrollo.

Fue así como desarrolla el método Montessori.

El sistema fue aplicado por primera vez en alumnos de bajos recursos en Roma y también en niños discapacitados. Debido a los buenos resultados obtenidos, una gran parte de la comunidad pedagógica y la propia Maria Montessori concluyeron que este método sería óptimo para todos los niños.

Un sistema que hoy en día se sigue utilizando en muchísimas escuelas del mundo y en muchos hogares, pues se trata de una herramienta verdaderamente útil para que madres y padres eduquen a sus hijos.

Método Montessori: en qué consiste

Visto qué es el método Montessori, veamos en qué consiste. Para aclarar esta cuestión es esencial destacar las principales características de este método.

Libertad

Este modelo engloba un conjunto de teorías sobre la educación infantil, basados en un principio esencial: los niños deben contar con total libertad para aprender y desarrollarse por sí mismos. Todo esto, en un ambiento de cariño y comprensión que les aporte la estimulación necesaria.

Montessori afirmaba que los menores tienen una capacidad casi sin límites para absorber conocimientos, en primera instancia a nivel inconsciente y luego a nivel consciente.

Con esta característica, la pedagoga le da al niño un papel activo dentro de su propio aprendizaje.

Método Montessori: en qué consiste

Ambiente adecuado

Por otro lado, el método Montessori requiere de un ambiente adecuado para fomentar el crecimiento del niño, donde este puede aprender y despliegue todo su potencial.

En ese ambiente no deben faltar la seguridad, el orden, el diseño y el acceso a todas las herramientas necesarias, pues son aspectos que estimulan el aprendizaje y el crecimiento.

Papel de los padres

Maria Montessori también le daba un papel especial a los adultos en su método, especialmente a los progenitores del niño, pues para ella, estos son los guías principales.

Serán estas personas las responsables de mostrarles el entorno y las potencialidades que existen en él.

Además, la comprensión y el amor de los padres hacia los hijos también es fundamental. No obstante, para que el método funcione, debe tratarse de un amor que se base en el respeto, dándole el valor que tiene a la libertad de los niños, pero teniendo en cuenta su responsabilidad como padres y estableciendo límites claros, sin ser restrictivos en exceso.

Por tanto, la paciencia, la confianza y la empatía, deben ser protagonistas en este sistema.

Los materiales

Dada la inclinación del método hacia el autoaprendizaje, el material es una parte esencial. Dentro del mismo se pueden distinguir varios tipos de materiales diferentes, según su finalidad:

  • Material atractivo: su objetivo es llamar la atención el niño con una utilización simple.
  • Material analítico: con él se educan los sentidos de los menores y la asimilación de conceptos por medio de la experiencia.
  • Autocorrección del material: es un material enfocado al desarrollo de las capacidades de los niños en lo que a detectar los errores en su uso se refiere.

¿Dónde se usa el método Montessori?

Ya sabemos qué es el método Montessori y en qué consiste, pero, ¿dónde es aplicable?

Pues bien, en sus inicios este modelo de educación fue generado con fines académicos. Sin embargo, con los años también ha sido incluido en el ámbito familiar, siendo cada vez más los padres que lo eligen para aplicarlo en la educación de sus hijos.

A día de hoy se puede decir que cualquier entorno en el que haya presencia de niñas y niños es susceptible de ser mejorado gracias a esta visión y práctica educativa. Eso incluye también muchas de las actividades extraescolares a las que van los menores.

El método Montessori puede ser implementado por completo o ser introducido poco a poco en esos entornos.

¿Dónde se usa el método Montessori?

Principios básicos de la metodología

Los principios básicos del método Montessori se desgranan de sus principales características. Sin embargo, es importante señalarlos de manera mucho más concreta.

  • La mente absorbente de los menores. Ellos tienen una capacidad innata de recibir, procesar y almacenar en su cerebro todo lo que viene del entorno que los rodea.
  • Áreas de aprendizaje. En las aulas y hogares en los que se aplica el método, los espacios se dividen por diferentes áreas, las cuales se corresponden a las 5 áreas claves dentro del aprendizaje:
    • Autoconocimiento.
    • Lenguaje.
    • Cognitiva.
    • Motriz.
    • Socioemocional.
  • Periodos sensitivos. Son los periodos en los que los niños demuestran un interés especial por determinada área. A esos periodos se les conoce también como ventanas de aprendizaje.
  • La normalización. Parte del proceso donde el niño va alcanzando gradualmente el orden, la socialización y la autodisciplina. Esto es, la capacidad de apreciar y respetar, así como de colaborar, con los demás.
  • Ambiente preparado. Se trata del entorno en el que el niño se desarrolla, tanto en lo que a espacio físico se refiere como a las personas con las que el menor se relaciona. También son las actividades y directrices que se plantean en dicho espacio.
  • Respeto a cada ritmo de aprendizaje. Los niños llevan su propio ritmo para todo. Por ejemplo, para comenzar a hablar. Por ello, en el aprendizaje, habrá que respetar sus tiempos, evitando intervenir para hacer las cosas por él. Eso es tan solo un obstáculo para su desarrollo intelectual, además tener consecuencias negativas a nivel emocional, como sentimientos de inferioridad y frustración.
  • El rol de los adultos. El papel de los adultos dentro del método Montessori es el de guía.
  • Los materiales. Los materiales Montessori son las herramientas dedicadas a la manipulación y experimentación sensorial del niño. Tienen como objetivo desarrollar su conocimiento y su pensamiento abstracto.

Consejos para implementar el método Montessori en casa

A la hora de llevar el método Montessori a casa, es importante que tengas en cuenta ciertos aspectos. Estos serán los que te ayudarán a saber que estás respetando sus ritmos y también a ellos, además de que los pequeños crecerán más felices y con más confianza en ellos mismos.

Consejos para implementar el método Montessori en casa

  • Debes permitir a los niños que exploren su entorno con libertad, pues aprenden de todo lo que les rodea.
  • Elógialos con frecuencia cuando hagan las cosas bien. Aprenderán a valorar.
  • No critiques al niño. Con ello solo aprenderá a juzgar.
  • Si eres hostil con tus hijos, aprenderán a pelear.
  • Jamás ridiculices al menor, pues crearás en él inseguridades y, posiblemente, lo conviertas en alguien tímido e introvertido.
  • Siendo justo con él, él sabrá lo que es ser justo con los demás.
  • Ofrécele un entorno seguro para que aprenda a confiar.
  • Acepta sus opiniones e ideas para que se sienta valorado.
  • Nunca minusvalores a los niños, ya que le generarás una baja autoestima.
  • Haz que se sienta necesario.
  • Escúchalo en todo momento y responde sus dudas.
  • No hables mal de tus hijos delante de ellos. Tampoco deberías hacerlo cuando no estén.
  • Ofrécele tu ayuda cuando creas que la necesite. Pasa desapercibido cuando sepas que es capaz de hacerlo por sí mismo.
  • Respeta siempre a los niños, aunque cometan errores.
  • Dirígete a ellos de la mejor manera.

¿Es bueno el método Montessori?

Muchas personas se preguntan si es bueno el método Montessori o si el hecho de que sea tan conocido es por otros motivos.

Lo cierto es que si se lleva aplicando desde hace décadas y ha traspasado sus fronteras, es porque sus beneficios son evidentes.

Por eso, veamos las ventajas que aporta el uso de este modelo en los niños y, por tanto, por qué es bueno el método Montessori.

¿Es bueno el método Montessori?

Impulsa el aprendizaje individual

Las actividades a realizar con Montessori están pensadas para que cada niño las haga de forma individual y con su ritmo de aprendizaje.

Debido a ello, dichas actividades no suelen incluir instrucciones, pasos precisos a seguir u órdenes. Con eso, los niños pueden autocorregirse mientras las van haciendo, sin que un adulto tenga que intervenir en ellas.

Además, los menores también pueden elegir con libertad las tareas que prefieren efectuar, basándose en sus gustos, capacidades y preferencias.

Está centrado en el papel activo del niño en su propio aprendizaje

Otra de las razones por las que es bueno el método Montessori es porque este ensalza el papel del niño de forma activa en su aprendizaje. Por ese motivo es que las actividades están adaptadas a su nivel.

También, sus actividades se diseñan con el fin de estimular el pensamiento y la creatividad de los niños, incitándoles a descubrir de forma autónoma su entorno y a asimilar por sí mismos todos los conocimientos.

Impulsa el desarrollo espontáneo de las funciones

Con este método se estimulan las capacidades cognitivas del niño en un desarrollo casi ilimitado.

Los niños son capaces de aprender todo lo que pueden asimilar, puesto que ellos mismos se gestionan el aprendizaje a partir de los medios educativos que los adultos les ofrecen.

Por todo ello, la metodología Montessori es una manera muy positiva de apostar por la educación de vuestros hijos.

Deja un comentario